jueves, 9 de julio de 2015

El nuevo Gobierno homologa Gran Canaria (645.526 votantes) con Fuerteventura (60.732)

En un gesto sin precedentes, Fernando Clavijo lee la lista de su Ejecutivo en el mismo acto en que promete el cargo para zanjar la bronca entre los socialistas 


Fernando Clavijo saluda a Patricia Hernández un minuto antes de prometer el cargo.





Si publicas rápido la lista de un Gobierno en el BOC, tantas menos posibilidades habrá de que el cotorreo orgánico de alguno de los socios del pacto acabe por enredarlo todo. Eso debió pensar este jueves el nuevo presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo (Coalición Canaria), que en un gesto sin precedentes, leyó hoy uno por uno los nombres de los consejeros de su Gabinete nada más prometer su cargo e inmediatamente después de pronunciar su pequeño discurso de apertura del mandato.

Ocurrió en la sede grancanaria de la Presidencia del Gobierno, donde toca en esta Legislatura que esté el jefe del Ejecutivo. Las anécdotas las pusieron la hija pequeña del presidente, que lloró a lágrima viva la imposibilidad de acompañar a su padre a la tribuna cuando él se dirigía a prometer el cargo, y un protocolo absurdo que colocó a la nueva vicepresidenta, la socialista Patricia Hernández, en un sillón situado a un lado del estrado, como si en lugar de una toma de posesión autonómica aquello fuera una extraña ceremonia vaticana. El resultado acabó provocando un desaire probablemente involuntario: el que protagonizó el ministro Soria cuando, al saludar a la primera fila ocupada por los ex presidentes y la familia de Clavijo, ignoró a Patricia Hernández. Lo mismo le pasó un minuto después al propio Clavijo, al que Hernández, en avanzadísimo estado de gestación, tuvo que avisar ante el público. "¡Presidente!". Qué necesidad...

El ministro Soria saluda a la primera fila ante la mirada de la nueva vicepresidenta (sentada, a la izquierda).


lunes, 6 de julio de 2015

Empieza la era Clavijo: talante uno, claridad cero… y alimento para los viejos demonios

El candidato de CC a presidir Canarias lleva al Parlamento un discurso lleno de invitaciones al consenso que no arroja luz alguna sobre cómo combatir el paro o las listas de espera o qué hacer con la moratoria turística


Fernando Clavijo, cuyo discurso televisó este lunes la Televisión Canaria.



Fernando Clavijo (CC) está en contra de la pobreza, la malnutrición infantil, el paro, los desahucios y la emigración forzosa. Y también a favor del consenso político y de la digitalización y la internacionalización de la economía. Pero su discurso de investidura ante el Parlamento de Canarias no ha arrojado este lunes ni una sola pista concreta de cómo pretende combatir lo primero y conseguir lo segundo. El candidato a la Presidencia del Gobierno, que aspira a garantizar otros cuatro años de anclaje de CC en el cargo, después de otros 22 de ocupación ininterrumpida, pronunció este lunes un discurso de formas esmeradas pero escasa profundidad que no detalla ni una sola medida concreta respecto al futuro económico inmediato de Canarias. Clavijo llenó de exquisitez su intervención al parafrasear a todos y cada uno de los presidentes que le han precedido en el cargo, uno a uno, frase a frase. Pero más allá de los gestos, le faltó contundencia y claridad sobre algunos de los más delicados desafíos a los que se enfrentará su Gobierno: ni una palabra sobre medidas específicas contra el paro, ni una sola mención al futuro de la moratoria turística y cero alusiones a las listas de espera sanitaria. El resultado: talante uno, programa cero.